domingo, 16 de julio de 2017

¿Escribir un libro te convierte en escritor?

  Hola Exiliados, hoy os traigo un tema peculiar con el que me gustaría que pudiéramos intercambiar opiniones, y que surgiera un bonito debate entre los que escribimos.

  
 ¿Escribir un libro te convierte en escritor? ¿Puede ser escritor
alguien que escriba y no haya publicado? ¿Para ser llamado escritor, hay que llegar a cruzar la línea que te permita vivir de ello? ¿O por el contrario, ser escritor se puede ver como un modo de vida?


  He presenciado y participado en este debate en unas cuantas ocasiones. Sobre todo con "escritores" noveles y autopublicados, en general con personas que han publicado recientemente sus primeros libros mediante las nuevas facilidades que existen para ello. Y he descubierto que cada uno entiende el tema de una manera. 

  Algunos no se consideran escritores. Concluyen que para llegar a serlo hay que llegar a algo más. Vivir de ello, estar con una editorial más o menos seria, vender cierto número de ejemplares, tener un prestigio, cierto nivel de la lengua... Otros opinan que para ser escritor uno tiene que haber publicado más de un libro. Algunos se consideran escritores antes de la cuenta y se despistan. Y otros se autodenominan como tal desde el primer momento en qué saben que quieren dedicarse a escribir, reciban o no remuneración por ello. Entonces... ¿Cómo debemos entender este tema? ¿Quién es escritor y quién no? Cómo diría el maestro Yoda: "Difícil cuestión de resolver esta es".

Hay dos cosas claras. Ni yo soy nadie para imponer los criterios que definen a alguien cómo escritor, ni creo que pueda resolver este entuerto aquí por mucho que lo intente si no se ha resuelto antes fuera. Así que me voy a limitar a explicar mi teoría, y por que yo "si me considero escritor".

  Más allá de que tenga que tener otro trabajo para sobrevivir económicamente (una doble vida, o vida paralela), me considero escritor porque escribo con  mucha ilusión, desde el respeto a los grandes y desde el sentimiento. Además tengo la intención de seguir publicando historias porque tengo material para ello.
  Para que la gente te vea como escritor, primero te tienes que ver tú. Creer en uno mismo, sentirte seguro haciendo algo es muy importante. Ya que reflejamos eso mismo a los demás.


  Aquel hombre que toca la armónica, la trompeta o el acordeón en la calle o en el metro, se le considera músico aunque no gane gran cantidad de dinero ni salte nunca a la fama. En ocasiones su arte innegable lo cataloga como tal. ¿Porqué no va a ser escritor quién de igual manera dedique parte de su vida a ello?

  Creo que son las letras y las historias las que te eligen para ser escritor. Ellas deciden. 

  El escritor de verdad, sabe que ha sido elegido. Escribe de corazón. Da igual la causa. Conozco a personas que escriben por diferentes motivos: para ellas mismas, para revistas, periódicos, webs...  que escriben como vía de escape, con afán de vender, entre otra gran variedad de intereses. Considero que todos ellos son escritores, porque dedican mucho tiempo de su vida a ello. Lo hagan mejor o peor. Creo que la cuestión está en este punto: "la dedicación personal". Pienso que esto es aplicable a todas las actividades. Cada uno es, o se puede considerar que es algo: músico, pintor, cantante, escritor... cuando dedica cierto tiempo, esfuerzo y sentimiento a ello, más allá de que lo haga gratis o por dinero, o la transcendencia que adquiera su actividad. Y poco más puedo decir. Esta sería mi opinión.


  Este tema se podría enlazar con uno de los temas que quiero abordar próximamente: "La doble vida del autopublicado".  


  Y tú... ¿te consideras escritor? ¿Con qué fin escribes? Me gustaría conocer tu opinión al respecto.


  Sin más, os animo a suscribiros y seguir el blog (introduciendo vuestra dirección de correo en la columna de la derecha), de ese modo no os perderéis ninguna de mis próximas entradas.


  Si os ha gustado este post no dudéis en "compartir" y hacer clik en "me gusta". Hasta pronto Exiliados.




6 comentarios:

  1. Querido Ismael,
    No sé qué decirte. Belén Esteban ha vendido más libros que tú y yo no creo que ella sea más escritora que tú. En realidad yo creo que ser escritor, hoy en día, es un acto de fe: fe en ti mismo, en tus posibilidades, en tus sueños... pero poco más. Lo de ser gran escritor no depende de lo bien que escribes (una verdadera paradoja), sino de lo famoso que eres, las veces que sales en televisión, el amor o el odio que generas en las masas, y poco más. Por eso, los aficionados, los que escribimos porque tenemos una historia que nos quema, nos tenemos que conformar con ser " aficionados sin oficio". No importa, de verdad que no importa. Nosotros seguiremos escribiendo aunque solo nos mueva la pasión y no el dinero. Fíjate lo que te digo: algún día las grandes editoriales se darán cuenta de sus errores. Y ya será tarde para ellos, así que... ¡a escribir!

    ResponderEliminar
  2. Bueno... Belén Esteban no puede considerarse escritora porque no ha escrito nada. Su biografía, o lo que sea que es su libro, lo escribió Boris Izaguirre. De todas formas llevas mucha razón.
    Muchas gracias por visitar y comentar en mi web. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que escribir un libro (ni dos, ni diez) no te convierte en escritor propiamente dicho. Para ello, hay que tener cierta manera de interpretar las inquietudes, o ese afán de entretener, cierto ego literario, templanza, necesidad. Querer hacerlo lo mejor posible, no simplemente querer hacerlo.

    Un escritor no es aquel que vende muchos libros, o aquel que ficha por una gran firma editorial. Un escritor es aquel que no sabría vivir sin empuñar la pluma.

    P.D. ¿Ah, pero lo de Belén Esteban es un libro? ¡Yo no lo llamaría tanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Miriam. Muchas gracias por pasarte por mi web y comentar.

      Eliminar
  4. De acuerdo contigo, Ismael. Y sí, la mayoría de escritores han de tener doble vida. Por eso mismo, a veces, me cuesta definirme...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que el oficio de escritor casi siempre se tenga que complementar con otras actividades o trabajos.
      En España, las regalias por ventas anuales de la mayoría de los escritores de primera linea, no sobrepasan los 7.000 u 8.000 euros (a excepción de los premios obtenidos al contado). Esto es una pena. Que ni siquiera ellos puedan dedicarse plenamente a escribir, que tengan que realizar charlas, dar clases y demás para completar un sueldo decente. Y ya si hablamos de autopublicados, de nosotros mismos... Imagínate.
      Sin embargo, en EEUU es diferente. Las editoriales cuidan a sus escritores económicamente para que estén tranquilos y se dediquen solamente a escribir. Sin preocupaciones económicas, supongo que la inspiración llegará antes y surgirán mejores historias.

      Aunque todo esto sigue relacionado con el tema que hemos tratado aquí, creo que me he alejado un poco de lo que tu comentas, de esa doble vida que llevamos los autopublicados. Que seguro que da para una entrada bastante extensa y completa.

      Laura, muchas gracias por visitar la web y comentar. Siempre eres bien recibida.

      Eliminar