sábado, 23 de julio de 2016

La aventura de autopublicarse IV 23/7/2016 - Distribución y venta


Hola amigos, aquí tenéis un nuevo post de La aventura de autopublicarse. Hoy voy a contaros mi propia experiencia en cuanto a la distribución de mis libros, y también voy a otorgaros diversa información (importante) que deberéis tener en cuenta a la hora de vender vuestros libros, sobre todo en librerías. Si estás pensando en autopublicarte, o acabas de hacerlo por primera vez, sigue leyendo, esta publicación te interesa.






   Distribución

A principios de la semana que realicé la primera presentación, del día que mostré Exiliado en el futuro al público, comencé a distribuirlo por librerías de mi zona (a estas alturas imagino que todos sabréis que los autopublicados nos distribuimos nosotros mismos). Once establecimientos en mi ciudad, y diez librerías de pueblos vecinos completaban la lista de comercios que ofrecían mi novela el día de la presentación. No obstante después he seguido distribuyendo, abarcando más, también quitando mi libro de algunos puntos de venta que no vendían nada, retirándolo de librerías que no lo trataban como se merecía, que ni siquiera lo exponían... 

  Mi opinión es que no debemos dejar de realizar ajustes de este tipo. Debemos estar pendientes de qué librerías venden más, conocer las que venden menos, e incluso ser conscientes de las que han dejado de venderlo. No nos interesa tener libros estancados, por ello debemos realizar periódicamente controles sobre esto. 
 Nosotros, los autopublicados, no imprimimos en grandes cantidades. Así que debemos intentar tener nuestros ejemplares únicamente en lugares donde se venda. No importa que las ventas sean bajas en un determinado establecimiento, porque en cualquier momento el boca a boca, o una publicación en las redes apoyando esa librería, puede encender la mecha y provocar que más gente acuda a ese comercio a comprarlo. Pero si es importante que al menos se venda, que no esté estancado. En este caso, yo decidí recoger mi libro de las librerías donde las ventas eran nulas. Opté por darle dinamismo en otros sitios.

  Durante el proceso de distribución se conoce a mucha gente, sobre todo humilde y decidida a ayudarte. Poco a poco se aprende a tratar mejor con los libreros, ya que nos encontraremos de todo.



Venta en librerías:

  Lo primero que debemos saber es que para poder vender nuestro libro en librerías tiene que tener ISBN (a efectos de facturación el ISBN no es relevante). A partir de aquí hay varias formas de proceder (unas mejores que otras) para realizar esta actividad. Todas ellas son bastante conocidas por los libreros. Parece ser que "casi" a desaparecido esa actitud negativa que mantenían los libreros con los autopublicados hasta hace bien poco. Conforme han ido conociendo como funciona esta nueva forma de publicar parece que se han habituado a tratar con nosotros, incluso en algunas librerías tienen estanterías de autopublicados.  

  Casualmente, de todas esas posibilidades que voy a hablaros, la manera más habitual que tienen las librerías para tratar con los libros de un autor autopublicado es la siguiente: el autor realiza un albarán indicando los libros que le deja en depósito, el precio, el porcentaje acordado que ganará la librería de cada ejemplar vendido... Cuando los libros se agotan, el librero demanda más libros y paga al autor los vendidos. Esta manera de proceder, a no ser que facturemos, carece de carácter legal, y aunque no conozco ningún caso en el que compañeros autopublicados que la llevan a cabo hallan tenido problemas, habría que prestarle atención. Es cierto que existe un vacío legal enorme que rodea el tema. En España no se ha actualizado la ley para mostrarnos maneras de proceder más asequibles. La mayoría de veces, las escasas posibilidades económicas que le quedan al autopublicado después de invertir grandes cantidades de  dinero en financiar su propia obra, unida al pensamiento de que no va alcanzar el éxito de ventas, casi le obligan a proceder de este modo. Pero no por ello, aunque nos encontremos más dificultades al hacerlo, deberíamos omitir y olvidar este tema, buscando la vía fácil y rápida. 
  Aunque más del 90% de los libros autopublicados se vendan de esta forma, y parezca de lo más normal actuar así en el "mundillo", habría que considerarlo bien. Podríamos tener problemas legales en el futuro.

  Una alternativa sería darnos de alta como autónomos por ejercer una actividad económica habitual. Pero la venta de libros en España está muy mal regulada y existen jurisprudencias (es decir, juicios que sientan un precedente acerca de una sentencia) que dicen que un escritor no debería declararse autónomo (con el consiguiente pago a la Seguridad Social) a no ser que cobrase más del sueldo base interprofesional. Pero todo esto entraña otro dilema.

  Pues en principio, si eres autónomo tendrás un CIF de empresa para poder emitir facturas. Si eres un ser humano con tus piernas, tus ojos y tus "historias" no pueden emitirte una factura por X dinero (en concepto de royaltis), tienes que ser una "empresa", al menos así entiendo yo la forma de trabajar de las grandes plataformas. 

  Si no vas a declararte como autónomo, porque no llegas a ese dinero percibido anual, hay otra opción que sería inscribiendote en el IAE (impuesto de Actividades Económicas), aunque seguramente esta opción no nos valdría de mucho, ya que solo podríamos realizar la actividad dentro de la localidad en la que nos inscribiéramos, y pretendemos abrir nuestras ventas mucho más. Además no es tan sencillo. Os explico. Hace algún tiempo, otro escritor me escribía lo siguiente:



  "Hola Ismael. Me pasé por la tesorería de la Seguridad Social a preguntar. A la Agencia Tributaria también fui, me pasaron con la persona que más sabía del lugar, y no tenía ni idea de lo que tenía que hacer, pero me llamaron a los dos meses y me explicaron la situación del Escritor/Editor, que es al fin y al cabo lo que somos. Te explico:
   En la declaración de la renta encontramos el apartado de actividades económicas, por el cual se paga otro gravamen (el IAE o impuesto de actividades económicas es un impuesto que a ti te van a cobrar por el mero hecho de ganar un dinero). Cuando vas a iniciar la actividad económica, tienes que darte de alta en epígrafe correspondiente, para que al final de ese año se te cobre el IVA de toda actividad que hayas percibido. En el tema de libros hay dos epígrafes concretos: el 861 (que es el que se aplican los productos literarios, artistas, escultores y demás, y que es del 4% sobre lo que ganes por las ventas) y el 476.1 (que es el de editores de libros), este no sé si tiene gravamen, pero sería del 4% también. Entonces, independientemente de que te dieras de alta como autónomo o no, tu vas a percibir un rendimiento económico que al final del año sera de X, ponle 10.000 euros (siendo muy optimista), de los cuales el 4% se lo lleva Hacienda. Tendrás que llevar un libro de contabilidad en el que se reflejen tus gastos para saber lo que te cuesta imprimir los libros, los gastos de publicidad, o lo que tenga que ver con la manufactura del libro (me dijeron que la gasolina de la distribución del libro no computaría). Y que esos gastos tienen un IVA que por ser libro es del 4%. IVA que te desgravarías del IVA que cuesta vender tu libro; y por ende también deberás apuntar tus ganancias. ¿Por qué? Porque si a final de año en tu declaración de la renta hay una cantidad de dinero que has ganado sospechosamente alta (es decir, tu nómina y 10.000  euros más) , un inspector de hacienda avezado puede darte un toque y decirte: Sr. Santiago... ¿de dónde ha sacado usted estos 10.000 euros? 

Si no hacemos facturas o funcionamos de forma inapropiada pueden hacernos pagar una multa del 20% de lo que hayamos ganado, con intereses cada 3 meses que usted no pague".

  (Esto último habría que cogerlo con pinzas, porque... ¿Cómo podrían descubrir el dinero que hemos ganado sin facturar si no están reflejadas esas ventas en ningún lugar?)

  "Es decir, si vendes libros, se considera una actividad económica, y toda actividad económica ha de estar registrada en el Impuesto sobre las actividades para lo que sea, en concreto en libros, el estado se lleva el 4%.
  Ahora bien, si tu actividad económica no supera un sueldo mínimo interprofesional (actualmente en 800 euros mensuales), no tienes que darte de alta en autónomos en la Tesoreria de la Seguridad Social , que es otro organismo diferente a Hacienda (cada cosa va por un lado), "y santas pascuas de alegría". Pero claro, son 9600 euros, y puede que un año sí llegues a facturar eso con algo de suerte y una buena distribución y demás. Puedes caer en la tentación de a pesar de ganar ese dinero no darte de alta en autónomos, pero en cuanto Hacienda cruce los datos con la Tesorería, les salta una alarma diciendo que este señor ha ganado 10.000 euros a parte de su sueldo y no ha cotizado lo necesario en la Seguridad Social, y entonces te buscas un disgusto, esta vez por parte de la SS. ¿Qué hacer? bueno, el precio del mes de Autónomo vale 260 euros, cobres o no cobres, aunque hay un plan tarifa plana durante 18 meses para nuevas inscripciones de 50 euros al mes, improrrogables, es decir , que aunque te des de baja unos meses, sigue contando el tiempo de la tarifa plana. 
La otra opción que me dijeron fue, que yo llevase los libros a las librerías y a los diferentes sitios,  y les dijese que me hiciesen la factura con una fecha al año. Por ejemplo: el 30 de Junio y el 30 de Diciembre, y solo tendría que estar dado de alta en la Seguridad Social como Autónomo en esos dos meses, es decir, que tú no pagas Autónomo si el dinero lo percibes todo junto según la factura que tu registrarás en tu libro de cuentas y que presentarás en Hacienda y en la SS.

  El tema del IVA del IAE funciona de la siguiente manera: tu te gastas 2000 euros en emprimir 1000 libros, por lo que pagas el 4% de esa compra que es 80 euros. Los libros te cuestan 1920 euros, mas 80 euros de IVA. Tu vendes los libros a 10 euros y ganas 10000 euros, cuyo 4% son 400 euros. Pagarías al final 400 euros de las ventas menos 80 de los gastos, 420 euros. Pero los libros que compras los tienes que comprar al 4%, que es el IVA que tienen, no al 21% como puede que te quieran colar algunas imprentas. ¿Por qué te quiren colar los libros al 21%? Porque a la imprenta sus materiales les vienen con el 21% y no el 4%. 

  El total de este embrollo es que si quieres hacer un por menor, así no es viable, porque tienes que pagar del orden del 40% del libro entre: Iva, autónomo y lo que se quedan las librerías. Es decir, que el pequeño empresario (es lo que eres al ser un minieditor) tiene bastantes dificultades. 
  
  Lo bueno del libro, es que una vez lo tienes es cuestión de difundirlo y cobrar, y si es bueno, cobrar de por vida por un trabajo de un año, pero claro, cuesta bastante y lo sabes de sobra.
   Pero claro, de esta forma aún percibes mucho más que haciéndolo a través de editorial (si es que en algún momento alguien te quiere publicar el libro) y sabes que tu legado pasará a la inmortalidad, gracias a ti y tu esfuerzo. Entonces como trabajo quizás no, pero como hobbie está guay, ¿no?"




 Todo este problema obliga a la mayoría de autopublicados a vender sus libros en librerías "a la antigua". Pero no por ello deberíamos hacerlo ilegalmente. 

 Otro caso aparte sería si debemos declarar en hacienda las retenciones que nos hace Amazon, si nuestro libro se vende a través del portal. Quizás en otra ocasión trate este tema aquí.
  Espero que esta publicación os haya resultado útil. Desde mi corta experiencia y mi lento aprendizaje dentro de este complicado mundo literario, seguiré aportando mi granito de arena. Intentaré seguir ayudando a aquellos que acaban de publicar o están buscando dar alguna que otra solución a las cuestiones que les surgen. 
 (Más abajo os dejo información sobre el impuesto de actividades económicas).
   Muchas gracias por leer esta publicación. Os invito a dejar un comentario bajo, contar vuestra experiencia, vuestra forma de proceder al respecto, o simplemente escribir lo que queráis. El tema da para mucho y quizás podáis aportar datos de interés que ayuden a otros. 
  Si no queréis perderos nada del blog, arriba a la derecha podéis introducir vuestro email para recibir las nuevas publicaciones.
  No olvidéis "compartir", pincharle al "me gusta" y suscribiros al blog. Muchas gracias por la visita y hasta pronto amigos.



¿Que es el IAE? El impuesto de Actividades Económicas es un tributo de carácter local, cuya función es gravar la realización de actividades de índole empresarial, profesional o artístico, sin importar si ejerce dicha actividad en un local o no.
En los siguientes enlaces podéis encontrar más información al respecto:






7 comentarios:

  1. Pues es muy interesante lo que cuentas porque todas estas cosas son las que te cobran las editoriales por hacerte, si eres capaz de organizartelo tu mismo te ahorras un pico que puedes destinar a imprimir más libros que a su vez te reportaran ganancias. Me gustaría saber en un próximo post mas sobre la distribución y promoción que puede hacerse un auto publicado. Merecen la pena las redes sociales? Se vende en los eventos literarios tipo feria? Un aplauso para el autor porque resulta especialmente útil su experiencia en este mundillo.

    ResponderEliminar
  2. Pues es muy interesante lo que cuentas porque todas estas cosas son las que te cobran las editoriales por hacerte, si eres capaz de organizartelo tu mismo te ahorras un pico que puedes destinar a imprimir más libros que a su vez te reportaran ganancias. Me gustaría saber en un próximo post mas sobre la distribución y promoción que puede hacerse un auto publicado. Merecen la pena las redes sociales? Se vende en los eventos literarios tipo feria? Un aplauso para el autor porque resulta especialmente útil su experiencia en este mundillo.

    ResponderEliminar
  3. Respecto a las retenciones que nos pueda hacer Amazon al vender nuestros libros, yo tengo entendido (y así pude leer e interpretar cuando empecé con Amazon) es que USA y Spain tienen firmado un tratado en cuestión de impuestos. USA ya retiene cierta cantidad cada vez que se vende un libro. Por lo demás, como tú dices, aquí mientras no superemos cierta cantidad de dinero al mes no estamos obligados a realizar ninguna declaración. Buena entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Interesante entrada Ismael, yo no tengo conocimiento de ello, pero por otro compañero escritor que hace exactamente lo mismo que tú, la autodistribución, sé que no le va mal. Pienso que esta forma de proceder más la visibilidad en las redes sociales deben ser fórmulas de promoción a llevar a cabo. He visto personalmente que las presentaciones, una buena promoción en redes y la distribución en librerías por los propios autores es la clave, junto con el boca a boca. El problema radica en la gran extensa oferta de libros y la escasez y la ignorancia de los españoles por leer. Debemos educar a nuestros hijos en la lectura y las escuelas también. Felicidades y sigue así tu trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Sí que es interesante este post para los autopublicados como nosotros. Yo te confieso que lo de vender el libro físico en librerías no es lo mío, me conformo con tenerlo a la venta con Amazon en CreateSpace, no valgo para esos trajines.
    Un saludo y suerte, compañero.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Comparto totalmente la experiencia. Yo también soy autora autopublicada y he llevado mis libros personalmente a diferentes librerías. En la mayoría me han tratado con mucho respeto y amabilidad, aunque también me he encontrado con libreros que aceptaban mis libros con recelo para luego esconderlos en un rincón de la librería. Obviamente, una vez que me di cuenta de eso los retiré: si ya es difícil vender libros para un autor desconocido, lo es mucho más si el libro no es visible. Por no hablar de las grandes cadenas de librerías que solo aceptan libros procedentes de distribuidora.

    Hay que tener en cuenta la cantidad de libros que hay en cada librería: muchos de ellos de autores ya consolidados, clásicos, de extranjeros que han tenido éxito en su país y ahora llegan a España, de personajes televisivos que se suben al carro de la literatura... Y el autor que se autopublica puede ser igual de bueno, o incluso más, que muchos de esos títulos a los que se les da prioridad porque se venden con seguridad.

    Solo es cuestión de darnos visibilidad, porque los lectores deben conocer nuestros libros para poder darles una oportunidad. Por eso, como tú dices, no hay que dejar de moverse. Iremos más despacio y el camino será más arduo, pero la satisfacción de conocer la opinión de un lector sobre tu libro, sin duda merece la pena.

    ResponderEliminar
  7. A mí la distribución tienda a tienda sólo me da quebraderos de cabeza y acabo pensando que no me vale la pena el esfuerzo y el desplazamiento. No obstante, entra en el lote del independiente y hay que hacerlo, al menos en unos puntos mínimos de venta.
    Como dices, merece la pena tener en cuenta dónde tratan bien tus libros. He tratado con libreros majísimos que han tenido mi novela en el escaparate durante meses (ese espacio vital en una librería) y para mí eso es impagable. Así que probablemente no amplíe mi distribución, pero sí seré fiel a esos lugares donde he encontrado no sólo a un librero, sino a un amigo.

    ResponderEliminar